Ven

Recibo un mensaje en el teléfono con una imagen y un escueto mensaje al pie: “ven”.

No necesito más indicaciones ni tu necesitas darlas. En lo que me lleva cruzar el rellano me tienes ahi, que para eso me has hecho alquilar el piso frente al tuyo en cuanto quedó vacío.

Como buenos vecinos tengo copia de tu llave por si surge algún imprevisto, como tú tienes copia de la mía.

Me dirijo a tu dormitorio, me arrodilla los pies de tu cama y mis manos comienzan a acariciar tus piernas tirando de ellas hasta colocarte al borde de la cama.

Mis labios recorren la piel de tus muslos desde donde terminan tus medias hasta donde empiezan tus braguitas.

El olor de tu coño me envuelve y me atrae como un imán. Beso tus labios verticales sobre la fina tela de la prenda íntima que los cubre, mientras mis dedos desabrochan tu sensual liguero.

Suspiras. Me deshago de tus braguitas dejándolas a los pies de la cama. Mi boca se acerca de nuevo a tus labios, sientes mi cálido aliento sobre ellos instantes antes de que mi húmeda lengua toque tu sensible piel.

Mis labios envuelven uno de los tuyos, mi boca lo succiona levemente antes de pasar al otro.

Abro mi boca y mi lengua dibuja círculos sobre tus labios, rozando tu clítoris, saboreando los jugos que comienzan a brotar, deslizándose por la parte inferior hacia el exterior.

Su olor, pero sobre todo su sabor me embriagan, soy adicto a tus jugos y es esa adicción la que te permite dominante como lo haces.

Tus manos acarician mi cabeza, mueves tu pelvis empotradola contra mi boca. Haciendo que mi lengua te penetre mientras mi labio superior se aplasta contra tu excitado clítoris.

Gimes, te retuerces, tus muslos aprisiona mi cabeza mientras se aproxima tu primer orgasmo.

Tú misma lo reprimes, abres las piernas y empujas mis hombros con tus pies haciendo que me tumbe en el suelo mirando al techo.

Te bajas de la cama y te sientas sobre mi boca, restregando tu coño contra mi cara, deslizando tu clítoris desde mi nariz a mi barbilla.

Tus muslos aprietan de nuevo mi cabeza, coges mis manos y las colocas sobre tus hermosas tetas, las aprieto envolviendo tus erectos pezones con mis dedos.

Aúllas de placer cuando dejas que tu primer orgasmo salga, acompañado de un abundante chorro cristalino que empapa mi cara.

Te dejas caer a un lado, exhausta, tu agitada respiración hace que tu pecho suba y baje.

Te acaricio, te beso suavemente y puedes saborear tus propios jugos. Estiras tu mano hasta donde está mi polla, tiesa, caliente, palpitante, esperando su turno para darte placer en la forma que desees.

Espero tus órdenes, I.

Dedicado a la AdorableI cuyo blog es de recomendable lectura.

Texto e ilustración por @sexticles

banner-libros

14 comentarios en “Ven

    1. Muchas gracias, aunque más que una vuelta es un… me pasaba por aquí… de momento.
      De todas formas se aceptan peticiones, lo único que necesito es que me hagáis llegar una imagen sugerente (no hace falta que estéis en ella) y a partir de ella me imagino una historia.

      Me gusta

  1. Vaya, pensaba que habías vuelto para quedarte.
    Tu relato me recordó a mi también particular I, (no la homenajeada, ella ya sabe), sino a una ex cuyo ímpetu en sus embestidas me hacia peligrar los dientes de la mandíbula inferior.

    Le gusta a 1 persona

      1. Bueno, no era mi intención, sin embargo, si quieres mirar de entre lo escrito en la categoría (I), igual pillas inspiración. Tu mismo.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s