Mi primera vez por detrás

Desde que nos conocemos siempre te has sentido tentado por mi trasero, y así me lo has hecho saber en muchas ocasiones, pero a mi me da miedo que me hagas daño llenándomelo con tu verga.

Insistes en que no debo tener miedo, en que tendrás cuidado, y que a la mínima queja que recibas por mi parte te retirarás. Yo confío en ti, se que no me harías daño, me debato entre mi deseo de probar y mi miedo.

Deseo que seas tú quien estrene mi ano, deseo sentir tu polla, llenándome como llena mi boca, como llena mi coño. Solo de recordar cómo me follas ya me estoy mojando, estoy deseando verte, deseo verte ya… y ya veremos lo que pasa.

Sumida en mis vividos recuerdos me voy al dormitorio, mientras me cambio de ropa para ponerme el pijama, mis dedos empiezan a acariciar mis pezones, erectos, y de ahi van recorriendo mi piel hasta deslizarse bajo mis braguitas empapadas.

Sin ponerme ni el pijama, medio desnuda, me tumbo sobre la cama. Me acaricio recordándote, me froto la pelvis, rozo mi clitoris, me penetro con mis dedos, uno, dos, tres… no me llegan a nada comparados con tu gruesa polla, pero es lo que tengo ahora mismo más al alcance.

De esta guisa me encuentras cuando llegas al dormitorio, con los ojos cerrados, ensimismada como estoy, entre gemidos que me impidieron oírte llegar.

Cuando levanto la vista te encuentro apoyado en el umbral de la puerta, con tu atractiva sonrisa en la cara y tu polla queriendo reventar el pantalón.

Te aproximas al borde de la cama, yo gateo sobre ella en dirección a tí, te desabrocho el pantalón para descubrir tu gloriosa polla, que salta como un resorte ante mis ojos.

Te vas desvistiendo mientras mi lengua recorre tu pene con avidez y mis dedos entran y salen de mi empapado coño. Te miro a los ojos mientras hago desaparecer tu glande entre mis labios. Mi boca se hace agua a medida que tu polla va entrando hasta el fondo de mi garganta.

Tus pantalones yacen en el suelo sobre tus pies, tu torso desnudo se extiende ante mis ojos, mi mano libre agarra una de tus musculosas nalgas y tus fuertes manos sujetan con suavidad mi cabeza, dirigiendo sus movimientos.

Tu polla entra y sale de mi boca, cubierta de mi saliva, que brota en tal cantidad que empapa tus huevos, la lamo, la chupo, me dejo follar por ella, adoro que me folles la boca, pero mi coño se está celando.

Me doy la vuelta y te ofrezco tu vista favorita, mi culo en alto y mi coño chorreando, mi cabeza contra la almohada y mis manos agarrando mis nalgas separando los labios de mi coño.

Recibo con gusto tu suave lengua recorriendo mis labios, saboreando mis jugos y llevándolos a mi ano, penetrándomelo con tu lengua. Mis dedos juegan ahora con mi abultado clitoris, mientras tu lengua sigue deleitándome con su recorrido.

Entre gemidos te pido que me folles, quiero sentir tu polla atravesando mis otros labios, quiero sentir como se desliza caliente y dura a través de mi húmeda vagina, hasta el fondo, cada vez más rápido, cada vez más profundo.

Lo haces sin dilación, siento como palpita tu verga dentro de mi, como chapoteas cuando tu pelvis choca contra mis nalgas y mis abundantes jugos saltan en todas direcciones como si saltases sobre un charco.

Tus fuertes y suaves manos amasan mis nalgas, mis caderas, mi cintura, me garras y tiras de mi hacia tí penetrandome hasta lo más hondo de mis entrañas.

Los dedos de mis pies se retuercen de gusto, mis manos se agarran a las barandillas del cabecero metálico de la cama, que chilla siguiendo el ritmo que marcan mis gritos y tus embestidas.

Con una mano tiras de mi melena mientras la otra acaricia mis nalgas, para luego azotarlas. Mi espalda se arquea. Grito de placer. Escupes sobre mi ano y juegas con tu pulgar.

Ya lo has hecho otras veces, pero esta vez mi ano no ofrece tanta resistencia y consigues deslizar todo tu pulgar dentro. Juegas con el, haciendo círculos, dilatando mi esfínter. Muerdo mi labio, te siento en mi ano y mi deseo por sentir dentro tu polla le empieza a ganar la batalla al miedo.

¡Dame por el culo! – Te digo sin pensar, presa de la excitación.

¿Estás segura? – Preguntas con incredulidad.

Si, quiero intentarlo al menos, deseo tu polla, llevo toda la tarde fantaseando con este momento.

Sacas tu pulgar con suavidad al tiempo que también tu polla emerge de mi interior, empapada en mis jugos. La colocas sobre mi ano y lentamente la empujas hacia dentro.

Siento como tu glande hace de cuña y va dilatándome el ano como nunca antes había estado, entras despacio, escupes tratando de lubricar un poco más la zona.

Sigue – te suplico. Y noto como la parte más ancha de tu glande alcanza mi esfínter lentamente, la dilatación me produce un placentero dolor. Una vez pasado el punto de máxima dilatación, sentir tu polla hundiéndose lentamente en mi culo solo me produce placer.

Sigues entrando despacio, me pareces un largo tren de mercancías llegando a la estación, que se detiene cuando tus huevos chocan contra mi. Está toda dentro. Estoy llena de tu polla y me encanta.

Muevo mi culo en círculos, quiero sentirla contra cada esquina de mi interior. Tú permaneces quieto y me dejas hacer. Muevo mis caderas marcando cuanto entra y sale tu polla. Me voy moviendo más rápido cada vez hasta cederte de nuevo el control.

Agarrado a mi cintura me comienzas a follar el culo. Grito de placer, mi coño chorrea, ya he perdido la cuenta de los orgasmos que llevo, pero mis dedos siguen estimulando mi clitoris buscando más.

Tu polla bombea dentro de mi culo, y tus gemidos denotan que no vas a tardar en estallar, quiero sentir tu leche en mi ano y así te lo comunico, como si fuesen palabras mágicas, no bien termino de pedirte tu leche, te descargas con furia dentro de mi ano.

Sacas tu verga de mi culo y yo me doy la vuelta, mientras noto como tu leche desborda mi ano y corre por mis muslos. Meto tu polla en la boca, tengo curiosidad por ver a que sabe tu polla tras haberte corrido en mi culo.

Te chupo mirándote a los ojos, y al sacarla de mi boca me relamo sin dejar de mirarte… creo que esta ha sido la primera vez … de muchas.

Texto e ilustración por @sexticles

banner-libros

6 comentarios en “Mi primera vez por detrás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s