El velero

Hoy es el día de las prácticas en velero. Pero en el amarre no está nadie más que Alexandra, los otros compañeros, por uno u otro motivo no se han presentado a la clase práctica.

El monitor es un hombre fuerte, de piel morena curtida por el sol y la sal. El primer cruce de miradas ya destila magnetismo por ambas partes.

Alexandra sube al velero y comienza la clase práctica. Cada vez que él se aproxima a hacerle alguna indicación, a ella se le eriza el vello.

Su olor, su fortaleza, su seguridad, hacen que suba la temperatura interior de Alexandra. Busca su contacto, deleitándose con cada roce.

Él no se muestra indiferente, aprovecha cada embestida de las olas para sujetarla, firme pero delicado, sintiendo los sensuales contornos del cuerpo de Alexandra.

La clase ha finalizado, pero aún les queda el tiempo que deberían ocupar los otros alumnos, llegan a una cala inaccesible por tierra y fondean. Mecidos por las suaves olas.

Alexandra decide tomar la iniciativa.
– ¿Te importa si me tumbo a tomar el sol?
– En absoluto, te voy a traer crema de protección solar que tengo en el camarote, no quiero que te quemes.
– Gracias, eres muy atento.

Al regresar, el hermoso cuerpo de Alexandra está tendido boca abajo, sobre la cubierta, completamente desnudo.

SPANISH BANNER
Una recopilación de mis cinco libros. Una buena oportunidad para adquirir los 50 relatos todos juntos en una sola edición y por un precio menor.

Texto e imagen @sexticles
Inspirado por @lesucrerie en el papel de Alexandra.

banner-libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s