La invitada

Esta noche para cenar tenemos una invitada en casa, es amiga de mi pareja desde hace tiempo y está pasando por un momento de bajo estado de ánimo. La cena transcurre animada, el vino y la charla desenfadada ayudan mucho. Nuestra invitada va encontrándose cada vez más cómoda. La conversación va cambiando de unos temas a otros hasta que finalmente llega al sexo. Hablamos sobre gustos, experiencias…

En un momento dado la invitada sugiere que le daría mucho morbo ser el centro de atención de una pareja por una noche. Mi mujer y yo intercambiamos miradas cómplices y la respuesta llega sola. Nosotros nunca habíamos compartido cama y la idea nos resulta sugerente.

Mi mujer no ha estado tampoco con otra mujer, con lo que la noche, al menos como experiencia nueva  promete. La invitada toma la iniciativa besando a mi mujer y luego a mí con sendos  pícaros besos de agradecimiento cerca de la comisura de nuestros labios.

Pasamos al sofá y como parece evidente nos sentamos cada uno a un lado de nuestra invitada y empezamos a agasajarla con mimos y caricias.

Mi boca besa su cuello mientras ella y mi mujer catan mutuamente sus sensuales labios, sus lenguas se entrecruzan y sus manos se acarician mutuamente. Mis manos recorren el costado de nuestra invitada, que desliza una de sus manos sobre mi rodilla, entregándose cada vez con más pasión a un largo beso con mi mujer.

Las manos de mi mujer empiezan a desnudar a su amiga, que a su vez ha ido moviendo su mano, de mi rodilla a mi muslo hasta encontrarse con el ardiente bulto que crece bajo mis pantalones. Me mira y me da a probar sus dulces labios mientras mi mujer termina de desvestirla y se empieza a desvestir ella.

Mis manos acarician las curvas de la piel desnuda de nuestra invitada, muslos, cadera cintura, costados… Hasta llegar a sus turgentes pechos coronados por unos pequeños y erectos pezones. Las suyas recorren mi erecto miembro oculto aún bajo el pantalón.

Ambas están ya desnudas y mi mujer se acerca a besarme y acariciarme el pecho a medida que me va desabotonando la camisa. Me encantan sus cálidos y humedos besos y sus suaves manos recorriendo mi pecho.

Mientras tanto nuestra invitada trata de saciar su curiosidad por ver lo que esconden mis pantalones. Hábilmente me desabrocha el cinturón, abre mis botones, separa mi ropa interior y extrae mi dura y caliente polla, que besa con dulzura.

Al ver mi polla fuera mi mujer baja hacia ella besando mi pecho, hasta que los labios de ambas se encuentran sobre mi glande. Un festival de lametones y chupadas a dúo hace las delicias de mi hinchado miembro.

Arrodilladas en el suelo como están y sin dejar de prestar atención a mi polla se van deshaciendo de mis prendas inferiores hasta que finalmente estamos los tres con el traje con el que llegamos al mundo.

Mi mujer y nuestra invitada retoman sus apasionados besos mientras sus manos acarician todo cuanto hay a su alcance, mi cuerpo, los suyos, mis huevos, mi polla, sus húmedos sexos cuyo delicioso olor comienza a inundar el ambiente.

Yo acaricio sus melenas, sus hombros su espalda. Mi mujer se levanta y se tumba en el suelo boca arriba, sobre la alfombra y los cojines, atrayendo a nuestra invitada sobre ella. Se abrazan, se acarician, sus piernas se entrelazan y los húmedos labios de sus respectivos coños entran en contacto.

Acaricio el redondo trasero de nuestra invitada, que se eleva y se mueve ante mis ojos, lo beso. Las manos de mi mujer agarran sus nalgas separándolas, ofreciéndome una deliciosa vista del ano de su amiga.

Dejo caer una poca de mi saliva sobre su estrecho agujero. Acerco mi lengua y esparzo mi saliva por el contorno de su ano, introduciendo mi lengua dentro, provocando que sus apasionados besos se interrumpan por gemidos de placer.

Deslizo uno de mis dedos por sus coños, untándolo con sus jugos mientras rozo suavemente sus labios y sus clítoris. Hasta llevar mi dedo empapado hasta el ano de nuestra invitada.

Introduzco uno de mis dedos y con la ayuda de las manos de mi mujer que siguen separando los tersos hemisferios del trasero de la invitada, en su ano hay sitio para dos, tres dedos…  Hasta que pide esa polla que antes besaba a dúo con mi mujer.

No me hago de rogar y colocó mi glande en la entrada de su ano. Poco a poco mi hinchado glande atraviesa el esfínter. Siento como se separan sus cálidas y aterciopeladas carnes a medida que mi polla se va abriendo camino.

Mis manos agarran su cintura, comienzo a embestirla. El vaivén hace que sus coños se froten uno contra el otro, se rozan sus clítoris. El placer que nos invade se hace cada vez más audible a través de nuestros jadeos, gritos…

Nuestra invitada arquea la espalda y mientras beso sus labios sin dejar de penetrar su ano, mi mujer succiona sus pezones, que aparecen ahora frente a su cara.

Mis embestidas aumentan de velocidad, mi pulso se acelera al mismo ritmo, la profundidad de mis embestidas hace que mis huevos chapoteen cada vez que impactan contra sus unidos y empapados sexos.

Nuestra invitada anuncia su inminente orgasmo, instándonos a no parar lo que le estamos haciendo. Noto como se tensan sus muslos, mientras mujer retuerce los cojines y jadea como una perra en celo sintiendo nuestros cuerpos sudorosos follando sobre el suyo.

Los pies de nuestra invitada se retuercen mientras un alarido de placer sale de entre sus labios. Mi mujer acalla su alarido atrayendo hacia su boca la de la invitada fundiéndose de nuevo en un tórrido beso.

Mis pelotas están a punto de soltar su carga, mi mujer me pide que lo haga dentro de su coño.Su amiga se sienta sobre la cara de mi mujer dejando mi polla libre para penetrar el ardiente coño de mi mujer.

Me recibe con las piernas abiertas de par en par, sus labios rosados e hinchados y el coño de su amiga corriéndose en su boca, mientras mi polla descarga su espeso líquido nada más cruzar la entrada de su coño.

Afortunadamente su previa excitación bastó para que mi breve penetración la haga llegar al orgasmo al sentirse llena de mi semen. Sus piernas atenazan mi cintura con un espasmo de placer durante unos breves segundos antes de caer agotadas sobre la alfombra.

El trabajo oral que le estaba haciendo mi mujer a su invitada la llevo rápidamente a alcanzar un nuevo orgasmo al incidir en la estimulación de un ya muy sensible clitoris.

Extasiados nos tumbamos un rato sobre la alfombra, sudorosos, oliendo a delicioso sexo.

Mi leche està desbordando del coño de mi mujer y nuestra invitada no deja psar la oportunidad de saborearla y con un largo y profundo lametón desde el ano al clítoris hizo que mi mujer se retorciera de gusto sobre la alfombra.

Con la mezcla de sabores de mi leche y los jugos de mi mujer, nuestra invitada beso mis labios y penetró mi boca con su lengua, y a continuación repitió la acción con mi mujer.

Tumbada en medio de los dos, nos cogio de las manos y dijo.

– Muchísimas gracias por esta gratísima velada, sois una pareja maravillosa. Ha sido un placer.

– El placer ha sido nuestro. Respondimos casi al unísono mi mujer y yo.

– Quédate a dormir con nosotros esta noche, mañana por la mañana te acercamos a tu casa y prepararas algo de ropa para pasar con nosotros un fin de semana que puede ser inolvidable.

– Por cortesía debería rechazar la propuesta para no parecer una aprovechada, pero la idea me parece tan atractiva que no os voy a hacer insistir.

Nos miramos los tres, sonreímos y nos fuimos juntos a la misma cama.

Dedicado a @alguienla

Texto e ilustración por @sexticles

SPANISH BANNER
Una recopilación de mis cinco libros. Una buena oportunidad para adquirir los 50 relatos todos juntos en una sola edición y por un precio menor.

banner-libros

4 comentarios en “La invitada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s