Me gusta… ¿Soy rara?

Soy una romántica, me encanta estar abrazada a mi chico, hacer el amor frente al fuego, basarnos, acariciarnos…
Pero hay veces que me apetece otra cosa, otra manera de disfrutar del sexo, me gustan cosas que en público, según con quien, parece que no puedes ni mencionar.
Me gustan cosas que algunas de mis amigas e incluso amigos califican de “guarradas” pero a mi (como me consta que a muchas otras) me gustan, y os las voy a describir, algunas son bastante habituales en las películas porno, otras ya no tanto…
Me gusta comerme a mi chico, y que mientras lo hago, sujete mi cabeza contra su pelvis haciendo que su polla entre entera en mi boca. Sentir que me ahoga, mi boca hecha agua, mis ojos lagrimeando, llegar casi a moquear… Ver como su polla sale de mi boca cubierta de mis babas y que me la restriegue por la cara, embadurnándome antes de volverla a meter dentro para seguir follándome la boca mientras mis babas resbalan por sus huevos y caen sobre mi piel desnuda…
Me gusta que mi chico se acabe sobre mí; sobre mi cara, mi pelo, mis tetas… Ver como mana su esencia sobre mí, salpicándome toda, y como la recoje con su glande y la acerca a mi boca, o la lame y después me besa…
También sentir como se corre sobre mi culo y mi espalda, sentir como ese cálido néctar cae sobre mi piel.
También me encanta verlo salirse para explotar sobre mis muslos, mi coño y mi vientre… Sentir su espesa y cálida leche, y que luego me unte con ella como si de una crema hidratante se tratara…
Hasta aquí entra dentro de lo muchas amigas están dispuestas a confesar…
Pero me gustan más cosas…
Me gusta que me folle el culo o el coño hasta correrse dentro de mí y que luego me meta su polla en la boca y saborear su polla condimentada con esa mezcla de jugos y fluidos…
Pero me gustan cosas que ya no son del gusto de todas y todos…
Me gusta la lluvia dorada, que me tumbe en el suelo y me empape de su cálida orina, o al revés… Ser yo la que lo ducho a él… Sentir ese poder, esa sensación de que puedo hacer con él lo que me apetezca, y otras veces sentirme suya…
Hablando de poder me gusta también penetrar el ano de mi chico con mis dedos o con algún juguete, buscando sus límites, y tratando de extenderlos un poco más cada vez, mientras hacemos otras cosas, mientras me lo como, mientras él me come a mí… Me pone caliente ver y sentir como se excita y explorar nuevas formas de conseguirlo.
También me gusta que él me penetre con sus dedos, por delante o por detrás… y me encantaría ser capaz de sentirme penetrada por su puño o su brazo… Pero aún no doy para tanto…
Pero yo también tengo mis límites, y los míos están ahí… Hay gente con gustos más escatológicos, pero yo a tanto ya no llego…

¿Soy rara? Puede, pero lo que disfruto del sexo, no me lo quita nadie.

Texto e ilustración por @sexticles

banner-libros

4 comentarios en “Me gusta… ¿Soy rara?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s