Poderosa sugestión 

Estás sentada frente a tu ordenador al final de una estresante jornada de trabajo, chequeando los últimos correos y actualizando la agenda del día siguiente. En medio de todos esos emails, te llama la atención el que te acabo de enviar, con el asunto: Leer antes de abrir archivo adjunto.

Hola cariño: 

Me gustaría estar ahí en estos momentos, charlando contigo, pero a estas horas tu estarás a punto de irte a dormir y yo en plena reunión de negocios al otro lado del mundo. Las cortas charlas que tenemos a través de video llamadas me saben a poco.

Como menciono en el asunto, este mensaje lleva un archivo de audio adjunto, como te conozco, se que no lo habrás empezado a escuchar aún. Descárgalo directamente en tu reproductor, ponte unos auriculares y escucha el archivo con atención.

Espero que sea de tu agrado.

Un beso.

Entre extrañada y curiosa, sigues mis instrucciones, descargas el archivo en tu reproductor, vas al dormitorio tal y como yo esperaba, te tumbas boca arriba en cama, casi desnuda, con los auriculares puestos e inicias la reproducción.

Una suave y relajante música te envuelve en un ambiente de calma, al cabo de unos segundos empieza a sonar mi voz con dulzura y profundidad, sobre la suave música que sigue sonando de fondo…

Hola cariño, bienvenida, sumérgete en la suave música que suena de fondo y sigue mis palabras con atención…

Abre el segundo cajón de mi mesilla y coge un paquetito que te he dejado…

Desenvuelves la coqueta cajita que llama tu atención colocada entre mi ropa interior, dentro encuentras un juguetito y un  lubricante Durex. Habíamos hablado de probarlos pero no imaginabas que yo hubiera ido a buscarlos. Los coges mientras sigues escuchando mi locución…

– Túmbate sobre la cama. 

Inspira tranquilamente, siente como el aire llena tus pulmones y hace elevarse tu vientre. 

Tu cuerpo se relaja cuando tu vientre se deshincha y el aire sale por tu boca.

No fuerces la respiración, sólo concéntrate en como el aire entra… Te llena de energía… Y vuelve a salir relajándote más cada vez.

Siente el peso de tu cuerpo fundiéndose con la superficie, con cada exhalación tu cuerpo se disuelve… Se relaja…

Estás concentrada en tu respiración y te notas cada vez más ligera, como flotando…

– Deja que el sonido de la música te envuelva, ahora imagina mis manos untando tus pies en aceites esenciales…

Siente como mis manos rodean tus tobillos, tus empeines… Siente la presión de mis dedos en las plantas de tus pies…

Tu cuerpo reacciona al masaje que evocan mis palabras. Una cálida corriente te recorre por dentro

– Mis manos pasan a tus tobillos, a tus gemelos…  Visualiza como suben y bajan, recréate en las sensaciones que ello te recuerde…

Siente mis manos recorriendo ahora tus muslos con un suave masaje, por encima, por el exterior, por el interior…

Ya puedo notar el calor de tu sexo, mis dedos rozan tus labios pero siguen su camino sin detenerse…

Tu cuerpo se estremece al oír esas palabras, tus manos buscan a tientas los regalitos que te había dejado en la mesilla.

– Mis manos desvían su curso, recorren tus costados, tu cintura, tus caderas… Subiendo y bajando, al compás de tu respiración.

Tus manos comienzan a recorrer tu cuerpo siguiendo el recorrido que sugieren mis palabras, soy yo quien dirige sus movimientos…

– Sientes el calor de mi cuerpo inclinándose sobre tu desnudez a medida que mis manos siguen su masaje hacia tus hombros, bajando por tus brazos hasta tus manos…

Me sitúo a horcajadas sobre tí… Puedes sentir mi peso sobre tus muslos mientras mis manos siguen barnizándote en aceites esenciales…

Me inclino de nuevo sobre tí para susurrarte al oído: Vas a tener el mejor sexo que pueda darte…

Esas palabras te recuerdan los regalitos que tienes junto a ti, coges uno de los juguetes sexuales y comienzas a acariciar las inmediaciones de tu sexo con él.

– Sientes mi cálido aliento junto a tu oreja, mis labios se acercan a tu cuello y poso un suave beso sobre él.

Tus pezones se erizan apuntando al cielo, tus labios se entreabren dejando escapar un suave gemido.

Mis labios son ahora los que recorren tu piel, desde tu cuello hacia abajo, deteniéndose a saborear tus hermosos pezones.

Sigo bajando, tu vientre sube y baja al ritmo de tu respiración y mi boca se detiene sobre tu ombligo, lo beso, y prosigo mi camino…

Intuyes a donde me dirijo, tu coño empieza a humedecerse… Mi cara está sobre tu pelvis. 

Untas de lubricante el juguete y lo deslizas entre tus labios, sobre tu clítoris, lo introduces un poco en tu coñito…

– Tus ojos siguen cerrados, pero tu mente me ve ahí, escondiendo mi cabeza entre tus piernas mientas observo como aumenta la cadencia de tu respiración, mientras clavo mi mirada en la tuya…

Puedes sentir mi aliento sobre tu clítoris, sobre tus labios… Mis manos sobre tus tetas… Acariciándolas, estrujándolas…

Colocas una de tus manos sobre tus pechos, pellizcas tus pezones, mientras con la otra vas introduciendo el  lubricado juguetito cada vez más adentro, moviéndolo en círculos, de arriba abajo, de adentro afuera…

– Mi lengua se hunde en tu sexo, tus manos sujetan mi cabeza… Comienzo a chupar, a lamer, a besar… Siente mi humedad mezclándose con la tuya mientras te saboreo.

–  Tus piernas se enroscan alrededor de mi espalda, aprietas con tus pies contra ella, sientes cómo se empiezan a desencadenar tus primeros espasmos…

Tus piernas se tensan, mueves el juguete con ansia, sientes cómo actúa en sincronía con mis palabras, me sientes junto a ti, dentro de ti.

Los espasmos de que te hablo se vuelven reales y desencadenan un maravilloso orgasmo, mientras la locución sigue… Aunque apenas la oyes ya… Tapada por tus propios gemidos.

– Siénteme junto a ti, estoy entre tus piernas, disfrutando de tu placer, deleitándome con tus gemidos…

Detienes la grabación, exhausta, empapada en sudor y con tu caliente coñito derramando ese delicioso néctar tuyo que estaría encantado de poder estar libando.

Observas el reproductor y ves que apenas has reproducido un tercio del archivo, estás agotada y es muy tarde, el resto de la grabación será tu manera de despertarte a mi lado.

Tus ojos se cierran…

Buenas noches mi amor. Felices sueños.

Texto e ilustración por @sexticles

banner-libros

5 comentarios en “Poderosa sugestión 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s