Hidromasaje

Después de una agotadora sesión de sexo anal, propongo que nos metamos en la bañera de hidromasaje de la habitación.
Te parece buena idea, pero me pides un momento de intimidad en el baño.
Entras en el baño y yo te espero fuera, aprovecho para ultimar la sorpresa que te tengo preparada. Al cabo de unos minutos, me llamas desde el baño. Ya puedo pasar.

Me siento en el bidé y comienzo a lavarme un poco mi sexo, te acercas por mi espalda y me ayudas con el lavado, te enjabonas las manos y me acaricias de una manera magistral, con una suavidad y una dulzura increíbles. Es el mejor trabajo manual que me han hecho nunca, la expresión de mi rostro es buena prueba de ello.

Me miras con esa mirada pícara tuya, mientras no dejas de enjuagar mi pene, cada vez más erecto. Acercas tus labios a los míos y me besas. Siento que tu mano deja de acariciar mi sexo, antes de que me pueda dar cuenta has abierto de todo el grifo del agua fría del bidé.

Un chorro de agua helada impacta en mi ardiente pene, lo que provoca mi sorpresa. Me miras y no puedes contener la risa al ver la cara que se me ha puesto…

Me dices al oído:

– No quiero que acabes aún. Te incorporas y caminas hacia la bañera…

SPANISH BANNER
Una recopilación de mis cinco libros. Una buena oportunidad para adquirir los 50 relatos todos juntos en una sola edición y por un precio menor.

Texto e ilustración por @sexticles

banner-libros

Un comentario en “Hidromasaje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s