¿Quién necesita un hombre?

Amanda y Lidia quedaron para tomar un café y charlar un rato.A medida que fue pasando la tarde, los cafés dieron paso a las copas, y la conversación se fue haciendo más caliente.

Ambas están casadas y sus maridos están más interesados en el fútbol y las cervezas que en satisfacer a sus respectivas parejas.Ninguna de las dos había estado antes con una mujer, pero las copas encendieron su imaginación y decidieron dejarse llevar.

Amanda empezó el juego, entrelazando sus dedos en la melena de Lidia, mientras su amiga se acercaba a su cuello…

-Siempre me ha encantado tu perfume.  Le decía mientras la besaba suavemente bajo el enorme pendiente de aro.

A Amanda se le empezaban a escapar gemidos de gusto. Amanda no pudo aguantar más y le arrancó la camisa a su amiga, dejando al descubierto un par de pequeñas pero hermosas tetas que desafiaban a la gravedad sin necesidad de ningún sostén, con unos pequeños pezones, duros como huesos de aceituna que apuntaban hacia arriba.

Ella comenzó a besarlos y chuparlos con dulzura mientras Lidia acababa de desnudarse, encantada con lo que su amiga le estaba haciendo.

SPANISH BANNER
Una recopilación de mis cinco libros. Una buena oportunidad para adquirir los 50 relatos todos juntos en una sola edición y por un precio menor.

Texto e ilustración por @sexticles

banner-libros

2 comentarios en “¿Quién necesita un hombre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s